beruby.com - Empieza el día ahorrando

MOVILQUICK y el caso del móvil desaparecido

Published by Ramón Domínguez on septiembre 24th, 2011

Fuente: Imagen y artículo escrito por Osunac, y extraído de su blog Internet Dinero

El teléfono móvil hoy día se puede considerar como una extensión de nosotros mismos. Lo llevamos a todas partes y lo usamos en muchos momentos del día, ya sea para hablar, mandar algún mensaje (SMS) o simplemente mirando internet o alguna aplicación de nueva creación como el famoso Whatsapp. Se ha convertido por tanto en un elemento de primera necesidad en el mundo actual. No quiero decir con ello que no podamos vivir sin el, pero hoy día si no estas localizado las 24 horas del día no estas en la onda.

Si se nos estropea el teléfono por alguna razón entramos en una espiral de descontrol donde, primero, no sabemos que hacer, segundo, lo intentamos cargar sin éxito y tercero, ya no queda mas remedio que llevarlo a algún sitio donde lo arreglen.

Este es el caso que me ocurrió ya hace unos cuantos meses (quiero recalcar la palabra meses). Un día ya muy lejano el querido Sony Ericsson X10 Mini se descargó por completo debido al gran afán de los smartphones de chupar mucha batería. -No hay problema- lo llevo con sumo cuidado a cargar y cual es mi sorpresa que el pilotito de carga no se enciende. -Será cosa de unos minutos- pensé yo. Pasaron los minutos y unos cuantos más y eso no funcionaba. El pobre Sony había sucumbido a que se yo, sobre vete tu a saber.

Todo el que me conoce sabe perfectamente que todo aparatito o aparatejo electrónico e informático es cuidado por mi son sumo cuidado. Nunca se me caen, les pongo fundas, los cuido y los mimo, los limpio con delicadeza y hasta les hablo (ahí me he pasado). Es por tanto acertado pensar que dicho error es clara y llanamente culpa del magnífico SmartPhone.

Lo llevo con toda la ilusión del mundo a una tienda llamada MovilQuick en la ciudad de Salamanca (España), supuestamente “especializada” en esta clase de reparaciones. El hombre muy amable me explicó toda clase de posibilidad y así como el presupuesto que yo le pedí sobre el mismo. Claro está lo acepté y entregué el celular para su arreglo. A la semana recibí un mensaje SMS indicándome que el famoso Sony Ericsson X10 Mini ya se encuentra vivo y coleando. Con toda la alegría del mundo y los pies que me dio mi madre anduve todo el camino desde mi casa hasta aquella tienda de color indescriptible. Ahí estaba tan bonito como siempre, reluciente y esperando a ser encendido. Pagué la minuta de 30€ después de una supuesta reparación del conector de carga con una soldadura en PCB (que a saber que es eso). (Fecha de recogida el 15/06/2011)

Carga que te carga y eso seguía igual y yo pensaba -¿habrán arreglado el fallo del smartphone?, o simplemente ni lo han mirado y me lo han plantado en las narices para reírse de mi cara?. Ni corto ni perezoso volví a usar esas piernas maravillosas que tengo para dar unas cuantas zancadas hasta la ya tenebrosa tienda de color indescriptible. -¡No me funciona!- dije yo. -¿Como?- respondió el “hombre”, -¡Di go que no me fun cio na!-, respondí de una forma un poco mas comprensible, -Eso no puede ser, todo lo que sale de MovilQuick sale testado-, testado mis c… pensé yo, si eso hubiese sido testado ya estaría entre mis manos mandado Tweets y mensajes por el whatsapp a todo el mundo y algún extraterrestre. Después de un tiempo en que el “hombre” lo puso a cargar con un pequeño y mono cargador comprobó, eso si, ya con sus ojos que realmente lo que decía con tanto claridad era verdad. Nuevamente y gracias a la garantía que tenía entre mis manos, lo volvieron a enviar al taller; ese lugar no localizado en el mapa del que únicamente se que ni testan y arreglan.

Nuevamente a esperar tal día como un 17 de junio de 2011 (17/06/2011 para aquellos a los que les gusten mas los números). Hoy ya estamos a día 22 de septiembre de 2011 y sigo sin ver ese minúsculo SmartPhone entre mis dulce y simpáticas manos para que yo lo toquetee y lo manosee como yo quiera.

-¿Que ha pasado con mi teléfono?- le preguntaba yo un día que pasaba por esa cueva llamada tienda, -Es por tema del verano, algunos de los técnicos se han ido de vacaciones, hay mucho trabajo y la cosa va lenta- y tan lenta, hasta una tortuga con las patas atadas al caparazón iría mas rápida. -¿Que ha pasado con mi teléfono?- nueva e igual pregunta después de un tiempo, misma respuesta. -¿Que ha pasado con mi téléfono?-, – Nos dicen que taller que es cuestión de la batería que la han pedido y lo que tarde en llegar. Así varias semanas y algún mes mas-, y me pregunto yo, ¿tanto se tarda en conseguir una batería?, ¿es que la están fabricando una monjes franciscanos a mano en el lejano Japón?, ¿será que la están trayendo por la ruta de la seda a lomo de camello y que unos salteadores de caminos han atacado a los mercaderes? Son muchos interrogantes y muchas las ideas que se me pasan por la cabeza pero mejor me las quedo para mi que seguro que irían con unos cuantos insultos de por medio.

Conclusión

Una semana de supuesto arreglo del supuesto conector de carga estropeado con una supuesta soldadura en PCB, y 4 meses de espera de la supuesta batería. ¡SE CREEN QUE SOY TONTO!.

¿Es que no son lo suficientemente profesionales para saber que es lo que le pasa la primera vez que lo llevé? Si realmente fuesen esos profesionales que tanto anuncian, sabrían que si hacen una soldadura a ese conector pensando que ese es el problema y si realmente lo testan sabrán que todo sigue igual, entonces… ¿donde está el problema?, ¿la batería? puede ser que si. Si cambian la batería y ven que eso no funciona después de testarlo deberían pensar que es otra cosa y así sucesivamente hasta llegar al problema.

Básicamente ni testan ni arreglan.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>